Inicio Noticias Controversias que dieron de qué hablar

Controversias que dieron de qué hablar

0
Compartir

El 2017 ha estado cargado de escándalos que han dinamizado la radio, la televisión y los medios escritosMuchas figuras no pudieron escapar del centro de atención por razones que, en su mayoría, salen de su control en el mundo del entretenimiento. En este último tramo del 2017 repasamos los casos más sonoros y controversiales que dinamizaron la farándula dominicana.

El cantante Omega siguió siendo “El Fuerte” en esta lista, luego de que en marzo volviera a la cárcel por incumplimiento de la libertad condicional que un juez le concedió tras permanecer por más de ocho meses en la cárcel de La Victoria. Se recuerda que el intérprete fue acusado de violencia de género por su compañera sentimental, Sahira Valerio.

Entre los más recientes episodios, se destaca el caso de la comunicadora Rafaelina Bisonó, quien tras revelar a sus seguidores que “el profeta” TB Joshua “curó” a su hijo de un problema que tenía en las piernas, levantó fuertes críticas de quienes no creen el “milagro”. También, Ricardo Montaner tuvo que salir al frente de las acusaciones de un grupo de trabajadores dominicanos que denunciaba la falta de pago por la construcción de su casa en Samaná. Finalmente el cantautor venezolano salió al frente y comunicó, a través de su representante en el país, César Suárez Jr., que demandaría al ingeniero encargado del proyecto “por daños y perjuicios, y por trabajo pagado y no realizado”.

También por dinero e involucrando la justicia, estuvo en el candelero Marcos Yaroide, luego que sus hermanos aseguraran que el cantante cristiano no comparte los beneficios que cobra por las canciones de su padre, Guandulito. Yaroide aseguró que se trataba de una falsa acusación y le sacó los trapitos al sol a su hermano Leonardo Rambaldez, diciendo que se encargó de su familia durante los 10 años que este estuvo preso. En ese mismo orden, los herederos del merenguero típico Tatico Henríquez también apelaron a lo legal en contra de 12 cantantes por haber modificado las letras de varias canciones del fenecido cantautor sin autorización de la familia. Quizás de los más sonados, estuvo el caso de El Mayor, Mark B y Mozart La Para en el Festival Presidente, cuando se opusieron a abrir el tercer día porque a la hora pautada para actuar “no había suficiente público”. Su participación fue suspendida y luego pautada para el final. La Cervecería Nacional Dominicana denominó su presentación como el after-party del festival.

En el campo de la bachata se protagonizaron uno que otros escándalos, como el de Raulín Rodríguez, quien fue denunciado por presunta agresión física y verbal por un grupo de personas, incluyendo a una mujer embarazada, que supuestamente invadió unos terrenos que tiene el artista en Santa María, Montecristi. Otro episodio involucra a Frank Reyes por su semidesnudo durante una presentación en la inauguración de un complejo acuático. Finalmente, en este género el joven bachatero Prince Royce alborotó el avispero cuando dijo que no acudió a la pasada entrega de los Premios Soberano porque Edilenia Tactuk canceló su participación cuando él tenía todo listo y no se lo comunicó. Caliente en los predios de Acroarte está Yiyo Sarante, quien luego de no ganar la estatuilla Salsero del Año en los Soberano 2017, llamó “nido de ladrones” a la institución.

Uno que no falta en este listado es Héctor Acosta, por dejar al público esperando en el espectáculo “Solo Merengue”, supuestamente porque se le incumplió con la hora de salida. Más adelante, al anunciarse la cartelera del Festival Presidente, “El Torito” reaccionó molesto porque en la lista solo figuraba Juan Luis Guerra para representar el merengue y la bachata.

Juntos y revueltos

Por “diferencias irrevocables de criterio, valores y principios sobre aspectos fundamentales relacionados con la convivencia, el respeto, la familia y el futuro”, Georgina Duluc interpuso una demanda de divorcio contra su esposo Marcos Irizarry, pero se reconciliaron luego de que el esposo “pidiera cacao” públicamente y visitaran la iglesia juntos. Pero no ha sido la única pareja que protagonizan un “bochinche”. Mientras estaba embarazada, Ana Carolina reveló que terminaba con el urbano Musicólogo porque estaba “cansada de tantas humillaciones”. De inmediato, el cantante aseguró que “estaba actuando bajo presión” y se reconciliaron. El premio al “sonido amoroso del año” es para Don Miguelo y Nabila Tapia. En uno de sus capítulos, el cantante interpuso una orden de alejamiento porque la madre de su hija Living destrozó su hogar. El mismo día, ella aseguró ser víctima de violencia y que también había interpuesto una orden. A los dos días cantaban “Todo me parece bonito” juntos, en el concierto de Jarabe de Palo. Poco después de este episodio, el cantante fue acusado de agredir a palos a un diseñador de gorras y, aunque alegó que actuó en defensa propia, recibió una medida de coerción de seis meses de presentación periódica y el pago de 50 mil pesos de garantía económica.

La entrevista “subida de tono” de Jochy Santos en el programa online de Ovandy Camilo levantó fuertes críticas también. Y aunque pidió que no se divulgara por entender que “afectaría mi imagen”, ya era tarde porque el video estaba regado por toda la internet.

Otros que caben en este renglón son Raymond Pozo y Miguel Céspedes, con su salida de Telemicro, también protagonizaron diversas especulaciones acerca de las razones, especialmente luego de las declaraciones de Leonardo Villalobos, quien aseguró que “nadie es indispensable” en ese canal.

Algunos se toman a chercha las situaciones, como Cheddy García (con el tema de si se operó o no los senos), protagonizando un dime y direte con Jary Ramírez, y también su percance con el establecimiento Mamajuana Café en Nueva Jersey, al decir que le dieron una “aquerosiá” al no dejarla entrar al lugar. Waddys Jáquez vivió una situación similar al acusar a un centro nocturno de discriminarlo por su color; mientras que Michel “El Buenón”, llamó “estúpida” a la pareja sentimental de Raulín Rosendo durante una presentación en Nueva York, porque supuestamente ella le dijo haitiano.

Otros, ganan enemigos por expresar su opinión, como sucedió con Tony Dandrades, quien probablemente no imaginó que decir que “salvo algunos pocos con calidad, el batallón de mediocres es grande” en la pantalla chica dominicana.

En el caso de Vakeró, por ejemplo, son objeto de críticas por falsas informaciones. Luego que se anunciara que daría un “concierto sorpresa” gratuito a sus seguidores en el parque La Lira, resultó que aunque al final interpretó varios temas, en realidad se trataba de la grabación especial del programa “Noche de Luz”.

Finalmente, la Comisión Nacional de Espectáculos Públicos y Radiofonía se hizo sentir en el 2017 con las suspensiones por 30 y 20 días, respectivamente, a Claudia Pérez Ramírez “La Tora”, y Álvaro Arvelo hijo. A La Tora por supuesto uso “vulgar” y “soez” del lenguaje, mientras que Alvarito por comentarios y ataques sobre la figura del Padre de la Patria, Juan Pablo Duarte.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here